Transgeneracional

TRANSGENERACIONAL

imagentransgeneracional¿Qué es?

Con el transgeneracional (también conocido como psicogenealogía), se exploran y re-codifican los programas y vivencias presentes en el árbol genealógico.

La vida de nuestros antepasados, sus miedos, enfados, tristezas, valores, creencias, prejuicios, deseos inconclusos, traumas y esperanzas a menudo se manifiestan en nuestra propia vida, incluso cuando no somos conscientes de ello. Por ello algunos de nuestros malestares pueden estar originados en generaciones anteriores.

Lo que no se resuelve, no se acepta o no se acaba en una generación,  pasa a las siguientes. Sigue un patrón de repetición o de compensación, hasta que alguien lo trasciende. De esta manera el sistema familiar busca una solución, intenta sanar. Si las generaciones venideras consiguen lo que no han conseguido las anteriores, conseguimos evolucionar como colectivo humano. Con el transgeneracional sanamos en nuestro interior la historia familiar y así nos sanamos a nosotr@s mism@s.

Qué ofrezco: Transgeneracional profundo y transpersonal

Mis sesiones se caracterizan por la profundidad a la que se consigue llegar y, por lo tanto, sanar. Una de mis cualidades es la capacidad de profundizar, puedo llegar fácilmente a lugares recónditos del inconsciente y facilitar la sanación de lo que allí se encuentra.

Mi estilo se caracteriza también por trabajar con núcleos conflictuales. A diferencia de lo que suelen realizar otros terapeutas, que utilizan el transgeneracional para resolver un solo conflicto y, puntualmente, algún conflicto secundario, en mis sesiones trabajamos con núcleos conflictuales, es decir un conjunto de conflictos que tienen un tema o un patrón en común. Al reprogramar ese patrón, se resuelven varios conflictos a la vez, todos igualmente importantes, aunque parezca que corresponden a temas muy dispares y distintos. Por eso, en una sola sesión podemos resolver lo que de otra manera requeriría varias sesiones.

Debido a mi propia trayectoria profesional, suele estar muy presente el uso de símbolos y arquetipos para reprogramar y sanar los dramas transgeneracionales. He observado que los resultados son más rápidos y profundos. Además, la conexión con un arquetipo nos permite contactar y recibir nuevos códigos que nos conducen a la integración, a la unidad y nos acercan a la creación de una nueva humanidad. Me gusta alinear los códigos biológicos con los transpersonales, de manera que se establece una coherencia y una armonía entre las diferentes dimensiones del ser humano.

La dimensión transpersonal está presente en mis sesiones y por ello, a menudo en una sesión de transgeneracional experimentamos estados de consciencia expandida, experiencias que casi podrían calificarse como místicas. Todo eso lo llevamos al árbol. Supone un gran beneficio para la persona, e incluso puede llegar a ser un antes y un después en su vida, no sólo por la sanación que se realiza, sinó también por la dimensión de la que se impregna.

¿Cómo se trabaja en una sesión de transgeneracional?

Las sesiones son individuales. La primera parte se dedica al estudio del árbol genealógico y a localizar el origen del malestar que manifiesta el o la consultante.

Una vez localizado el origen y la parte del árbol con la que vamos a trabajar, nos disponemos a contactar con el inconsciente personal y familiar, a través de una interiorización, dónde la persona está consciente en todo momento de lo que ocurre. Desde ahí exploramos los programas, arbol2patrones y emociones ocultas en el inconsciente familiar, que tienen incidencia directa en el malestar por el que se consulta. Es entonces cuando podemos empezar a reprogramarlos y a resignificarlos.

Para ello utilizamos técnicas procedentes de la Programación Neurolinguística, las constelaciones familiares, la psicología transpersonal, la biodescodificación, la kinesiología, etc.

La sesión se cierra cuando hemos conseguido que la armonía esté presente en la parte del inconsciente familiar y personal con la que hemos trabajado.

Debido a que reprogramamos desde el inconsciente familiar y a que trabajamos con núcleos conflictuales, las sesiones pueden ser largas y no es posible determinar la duración que van a tener a priori. La duración puede ir desde 1’5h hasta un poco más de 3h.

Formato de las sesiones:

Ofrezco la posibilidad de realizar sesiones presenciales o por Skype. Aunque, si es posible, recomiendo las sesiones presenciales, pues el trabajo es más completo y profundo.

¿Qué tipo de información es necesaria para una consulta?

Es interesante disponer de información sobre los ancestros (hasta 3-4 generaciones anteriores a la nuestra), sobre sus vidas y sus muertes, sus alegrías y sus sufrimientos. Hay algunas cuestiones que nos interesan especialmente, como son las fechas de nacimiento y de muerte, de sucesos importantes, emigraciones, abortos o muertes antes de tiempo, infidelidades,  enfermedades, hechos dramáticos, deseos no realizados etc. En caso de no disponer de esta información, igualmente podemos explorar y descodificar el árbol genealógico, a través de diferentes técnicas y protocolos que nos ayudan a ponernos en contacto con el inconsciente familiar, o bien a acceder a la información que está guardada en las profundidades de nuestra genética y en lo más oculto de nuestras células.

Si quieres saber más sobre cómo elaborar tu árbol genealógico, pincha Aquí.

Testimonios:

“Meritxell nos propuso realizar primero una sesión conmigo para trabajar la muerte de mi madre, a la que había perdido hacía 21 años. Había buscado diferentes alternativas para sanar el dolor que su pérdida me producía, pero ninguna me había funcionado. Con esa única sesión, la rabia y todo lo acumulado durante esos 21 años, se me fue. Me sentí mucho más tranquila.” Dori, 39 años, auxiliar de enfermería.

“Hacía más de un año que había empezado a recoger datos sobre mi árbol familiar: nombres, datos, fechas, hechos remarcables… era como un rompecabezas que cada vez tenía más y más piezas y que si bien encajaban a la perfección no acababan de tener un sentido. No parecían decirme nada. Intentaba, desde la razón, buscar un propósito o una explicación pero ni lo uno ni lo otro llegaban.
Las sesiones y el curso de Transgeneracional con Meritxell me abrieron la puerta  a la información que yo buscaba. Aprendí a conectar, de forma muy sencilla, con el inconsciente y desde allí encontré las respuestas que, en primer lugar, sentía y después comprendía.
En un primer momento es una comprensión que te impacta. Lo que ahora sabes lo sabes porque lo has sentido i porque lo has experimentado no porque nadie te lo haya dicho. La mirada hacia al passado cambia radicalmente. Todo es diferente. Los nombres que cuelgan del árbol se transforman en personas llenas de vida que te completan y acompañan.
Recuerdo que llegué a la primera sesión con un papel lleno de nombres, datos y fechas y me fuí, de la última, con una familia a mi alrededor de la cual comprendía su lógica. Ahora todo tiene sentido. La mirada hacia el futuro también ha cambiado. Además, físicamente me siento llena de energía, más fuerte, más en forma y, milagrosamente, ha desaparecido una contractura que desde siempre arrastraba en la espalda.”
Núria, 46 años, abogada.

“Fue una valiosa ayuda para un mejor logro de mi doble identidad: mexicana – europea.
Gracias a esta sesión me llevó la sorpresa de descubrir, segun las imagenes que me llegaron, un gran secreto de familia: de un romance de mi tatarabuelo francés con una mexicana mestiza. Experimenté una emoción muy profunda durante la sesión al descubrir este secreto y darle un reconocimiento amoroso a mi tatarabuela, propiamente excluida por mis familiares.
Narro otro posible alcance de esta sesión: es indudable que existe en México cierto antihispanismo (incluso fomentado en mi infancia desde la escuela), por la rudeza de la conquista española, lo cual siento que me ha bloqueado la identificación con mis genes españoles heredados de mis antepasados y por lo tanto con mi sangre Europea; pero tal parece que en esta sesión al tomar consciencia a nivel profundo, digamos psíquico, de mi porcentaje de identidad mexicana – francesa, es bastante posible que también me provocara una reconcilición con mi identidad mestiza hispano – mexicana: nunca me habia sentido de verdad tan cercano y empático al pueblo Español.” Carlos, 71 años,  escritor, formador y conferenciante.

¿Quieres saber más?

leermas2pedircita2