Biodescodificación (Bioneuroemoción)

BIODESCODIFICACIÓN

biodescodificación

¿Qué es?

La biodescodificación (bioneuroemoción) es un método que nos ayuda a encontrar las claves para reconocer, liberar, transformar y desprogramar el orígen de un síntoma o malestar, las emociones ocultas en el inconsciente que activan su aparición. Busca descubrir los códigos biológicos que hay detrás de los síntomas o malestares, y el sentido que tienen estos malestares dentro de la historia personal, familiar y/o transgeneracional.

La biodescodificación entiende la enfermedad o malestar como un programa biológico de supervivencia para adaptarse a un conflicto -impacto o situación estresante que se ha vivido en soledad, que es emocionalmente desestabilizante y al que no se ha encontrado solución-. Entonces el inconsciente da una “solución biológica” a la que llamamos enfermedad. Cuando no hay solución externa, el cuerpo busca una solución interna y el inconsciente nos habla a través de ese malestar. Ya lo decía C.G.Jung “la enfermedad es el esfuerzo que hace la naturaleza para curar”.

Los avances de las diferentes ciencias están demostrando, cada vez más, que el nivel psíquico y el orgánico están perfectamente interrelacionados. Por esto, cuando incidimos en uno producimos cambios en el otro. El conocimiento científico reconoce la relación entre las emociones y su impacto en el funcionamiento biológico.

La biodescodificación es un método que nos empodera, en el sentido que nos permite recuperar el poder sobre nuestra salud. Nos ayuda a sentir y a vivenciar que está en nuestras manos mejorar la salud y la calidad de vida.

La biodescodificación nos unifica y nos aporta consciencia, nos acerca al inconsciente y nos enseña a entender sus mensajes para poder comunicarnos con él. Concilia y unifica diferentes partes de nosotr@s; cuerpo y psique, mente y corazón, consciente e inconsciente.

Es importante tener en cuenta que la biodescodificación no reemplaza una consulta o tratamiento médico sino que optimiza los tratamientos que la persona recibe, sean estos alopáticos, complementarios o tradicionales.

¿Qué se puede descodificar?

Cualquier malestar, grave o leve, sea de tipo físico, psíquico, existencial, afecte a las relaciones, a los comportamientos, o a cualquier área de la vida.

¿Qué técnicas se utilizan?

Las técnicas utilizadas en Biodescodificación (bioneuroemoción), provienen de la Programación Neurolinguística (PNL), la Hipnosis Ericksoniana, técnicas de relajación (sofrología), psicogenealogía o transgeneracional, los ciclos biológicos memorizados celulares, el proyecto sentido, metáforas y actos simbólicos, EMDR, etc.

Formato de las sesiones:

Ofrezco la posibilidad de realizar sesiones presenciales o por Skype. Aunque, si es posible, recomiendo las sesiones presenciales, pues el trabajo es más completo y profundo.

El inconsciente y el sentido biológico:

El inconsciente siempre busca manifestarse. Puede hacerlo de diferentes formas, como por ejemplo a través de los sueños, a través de un síntoma físico, una emoción o un comportamiento. Lo oculto en el inconsciente está acompañado por una emoción somática, que es la huella de una función biológica no satisfecha, por eso se manifiesta en el cuerpo. Tenemos, pues, un inconsciente biológico.

Todo síntoma, enfermedad o malestar tiene un sentido biológico un ¿para qué?, El Dr.Hamer fue el primero en hablarnos del sentido biológico. Es un tipo de inteligencia memorizada en nuestras células, es automático e inconsciente, perfectamente adaptado y coherente con el conflicto. Puede tener su origen en la propia historia vital, en la vida intrauterina o en malestares que vivieron nuestros ancestros. Con la biodescodificación buscamos el origen del malestar, reconocemos su sentido biológico poniendo consciencia en su utilidad, tratamos las emociones que lo acompañan y estimulamos los recursos que tiene la persona en su interior. Cuando las emociones ocultas salen a la luz y las transformamos, nos encontramos mejor, nos liberamos, y el síntoma o malestar “ya no tiene razón de ser”. Se produce un cambio y una ampliación de la consciencia. Esto puede apreciarse en la fisiología de la persona.

El transgeneracional o la psicogenealogía:

biodescodificaciónEs una herramienta muy utilizada en biodescodificación. Consiste en la exploración y descodificación del árbol genealógico. Algunos de nuestros malestares pueden estar presentes en generaciones anteriores. Si es así, el malestar no nos pertenece, y hay que sanar el malestar en su origen, en el lugar donde primero se sufrió. Esto se puede hacer sin participación de la familia, en el subconsciente de la persona que acude a la consulta. A veces, aunque seamos la primera persona de la familia con ese malestar, el origen también puede estar en la relación con algún antepasado o en algún suceso ocurrido en la historia familiar. En estos casos, hay que trabajar con el árbol genealógico y recurrir el transgeneracional para descodificar.

Es interesante disponer de información sobre los ancestros (hasta 3-4 generaciones anteriores a la nuestra), sobre sus vidas y sus muertes, sus alegrías y sus sufrimientos. Hay algunas cuestiones que nos interesan especialmente, como son las fechas de nacimiento y de muerte, de sucesos importantes, los abortos o las muertes antes de tiempo, las infidelidades, las enfermedades, los hechos dramáticos, etc. En caso de no disponer de esta información, igualmente podemos explorar y descodificar el árbol genealógico, a través de diferentes técnicas y protocolos que nos ayudan a ponernos en contacto con el inconsciente familiar, o bien a acceder a la información que está guardada en las profundidades de nuestra genética y en lo más oculto de nuestras células.

Testimonios:
“Me siento muy agradecida por el trabajo que Meritxell ha hecho conmigo. He pasado muchos años de mi vida buscando profesionales que me pudieran ayudar y encontrar respuestas que nadie me sabía dar. Encontré a Meritxell por casualidad y desde el principio he notado su sensibilidad así­ como su seriosidad profesional y respeto. En sus sesiones me he sentido muy cómoda, con el acompañamiento que necesitaba y con la seguridad de haber hecho un buen trabajo”. Mª Neus, 50 años, educadora infantil.

 

 “Quiero dar las gracias por la terapia que hicimos, a partir de allí, he experimentado un gran cambio, he encontrado nuevamente el sentido de mi vida”. Juan Ramón Santana, 45 años, cocinero.

“Me he levantado con el cuerpo relajado y sin los habituales dolores o tensiones. Duelos elaborados… Quiero perpetuar más la sensación de bienestar. Aprehender a vivirme así. Caminar. Comer, hablar… Que No hay ausencias. Cada uno está en el lugar que le corresponde.”  Marcela, 50 años, psicóloga.

pedircita2