Inicio

“Honro tu potencial y te ayudo a curar heridas, a reencontrar tu esencia
 Nueva humanidad terapia formación botoncontacto4_2
laberinto3TESTIMONIOS:

Soy artista y he trabajado con Meritxell en sesiones individuales. En ella he encontrado alguien con quien resolver de manera concisa, transparente, nítida y serena cuestiones muy complejas que me han acompañado durante toda la vida. También me ha ayudado a esclarecer, ordenar y resolver sensaciones, para las que no encontraba palabras, o palabras, para las que no encontraba su origen ni explicación, que perturbaban mi desarrollo interior. Para mí Meritxell es una persona muy sabia que acompaña con mucha destreza, inmediatez, discreción y sencillez las personas que trabajan con ella. Así lo he vivido. Pone siempre todo su conocimiento al servicio de su trabajo. Su escucha es excepcional, ello hace que el trabajo con ella sea siempre muy efectivo, agradable y enriquecedor. Es una excelente guía por los caminos de la autoconsciencia.

Bernat, 55 años, artista
Soy otra. He entrado de una manera, tenía la cabeza a mil, ahora es una balsa de aceite… Salgo nueva. Hay un antes y un después de esta sesión. Con cada sesión avanzo muchísimo
Mar, 32 años, asesora de té

Las sesiones y el curso de Transgeneracional con Meritxell me abrieron la puerta  a la información que yo buscaba. Aprendí a conectar, de forma muy sencilla, con el inconsciente y desde allí encontré las respuestas que, en primer lugar, sentía y después comprendía. […]

Recuerdo que llegué a la primera sesión con un papel lleno de nombres, datos y fechas y me fuí, de la última, con una familia a mi alrededor de la cual comprendía su lógica. Ahora todo tiene sentido. La mirada hacia el futuro también ha cambiado. Además, físicamente me siento llena de energía, más fuerte, más en forma y, milagrosamente, ha desaparecido una contractura que desde siempre arrastraba en la espalda.

Núria, 46 años, abogada
Me siento muy agradecida por el trabajo que Meritxell ha hecho conmigo. He pasado muchos años de mi vida buscando profesionales que me pudieran ayudar y encontrar respuestas que nadie me sabía dar. Encontré a Meritxell por casualidad y desde el principio he notado su sensibilidad así­ como su seriosidad profesional y respeto. En sus sesiones me he sentido muy cómoda, con el acompañamiento que necesitaba y con la seguridad de haber hecho un buen trabajo.
MªNeus, 50 años, educadora infantil

Me sentí muy bien acompañada, con un trabajo muy bien estructurado y desarrollado. Fue un taller diferente a los que estoy habituada y me sorprendió la rapidez y la profundidad con la que entré y conecté con mi inconsciente familiar. Dado que el contexto del taller era la relación de pareja, me di cuenta de como las cargas ancestrales condicionaban y distorsionaban mis vivencias actuales y actuaba bajo unos patrones que no acababa de sentir como propios.

Cesca, 49 años, terapeuta

Me he levantado con el cuerpo relajado y sin los habituales dolores o tensiones. Duelos elaborados… Quiero perpetuar más la sensación de bienestar. Aprehender a vivirme así. Caminar. Comer, hablar… Que No hay ausencias. Cada uno está en el lugar que le corresponde.

 
Marcela, 50 años, psicóloga
Renovación. Doy gracias al cosmos, universo o lo que sea, también a mi prima. Me llevó hacia ti, te conocí. Todo junto, ha sido mi segunda oportunidad para empezar de nuevo ilusiones y esperanzas, prácticamente perdidas.  
Encarna, 61 años, peluquera

Los cursos de Transgeneracional son muy completos y recomendables tanto a nivel personal, como terapéutico-profesional. La humildad, conocimientos y profesionalidad de Meritxell me han permitido realizar un extraordinario viaje por el pasado de mis ancestros. Los protocolos transgeneracionales aprendidos son una potente herramienta de liberación emocional sanadora.

Arsenio, 59 años, terapeuta
El cambio que noto y que siento es espectacular, no puedo describirlo con palabras… estoy muy contenta del trabajo que hacemos y me siento profundamente agradecida.
Cristina, 32 años, responsable de oficina

Mi hijo Hugo había tenido muchas otitis y nos recomendaron hacer Tomatis. Meritxell nos propuso realizar primero una sesión conmigo para trabajar la muerte de mi madre, a la que había perdido hacía 21 años. Había buscado diferentes alternativas para sanar el dolor que su pérdida me producía, pero ninguna me había funcionado. Con esa única sesión, la rabia y todo lo acumulado durante esos 21 años, se me fue. Me sentí mucho más tranquila. Después mi hijo Hugo hizo Tomatis y notamos mucha mejoría. Empezó a hablar más, a centrarse, a escuchar y a relacionarse más.

Dori, 39 años, auxiliar de enfermería

 

“Ofrezco llegar a lo más profundo, a lo más oculto, para que pueda darse un cambio real y definitivo.”