Inicio

“Honro tu potencial y te ayudo a curar heridas, a reencontrar tu esencia
 Nueva humanidad terapia formación botoncontacto4_2
laberinto3TESTIMONIOS:

Me siento en un nuevo espacio… hay claramente un antes y un después… el dinero ha empezado a fluir y viene mucho más a mí… las relaciones de pareja y mi estado general han mejorado mucho… El curso de Transgeneracional es genial, es una gran oportunidad para transformar tu vida… lo que te pesa o quieres mejorar… dejar ir… A la vez aprendes unas valiosas, experimentadas y potentes herramientas para ofrecer la posibilidad de facilitar cambios a otras personas, y seguir creciendo… El enfoque, la experiencia de Meritxell, el formato práctico con el que dota al curso, hace que  sean unas herramientas muy útiles para aplicar como terapeuta. Estoy muy agradecido.

Enric, 28 años, terapeuta

Mi hijo Hugo había tenido muchas otitis y nos recomendaron hacer Tomatis. Meritxell nos propuso realizar primero una sesión conmigo para trabajar la muerte de mi madre, a la que había perdido hacía 21 años. Había buscado diferentes alternativas para sanar el dolor que su pérdida me producía, pero ninguna me había funcionado. Con esa única sesión, la rabia y todo lo acumulado durante esos 21 años, se me fue. Me sentí mucho más tranquila. Después mi hijo Hugo hizo Tomatis y notamos mucha mejoría. Empezó a hablar más, a centrarse, a escuchar y a relacionarse más.

Dori, 39 años, auxiliar de enfermería
Me siento muy agradecida por el trabajo que Meritxell ha hecho conmigo. He pasado muchos años de mi vida buscando profesionales que me pudieran ayudar y encontrar respuestas que nadie me sabía dar. Encontré a Meritxell por casualidad y desde el principio he notado su sensibilidad así­ como su seriosidad profesional y respeto. En sus sesiones me he sentido muy cómoda, con el acompañamiento que necesitaba y con la seguridad de haber hecho un buen trabajo.
MªNeus, 50 años, educadora infantil

Los cursos de Transgeneracional son muy completos y recomendables tanto a nivel personal, como terapéutico-profesional. La humildad, conocimientos y profesionalidad de Meritxell me han permitido realizar un extraordinario viaje por el pasado de mis ancestros. Los protocolos transgeneracionales aprendidos son una potente herramienta de liberación emocional sanadora.

Arsenio, 59 años, terapeuta
Renovación. Doy gracias al cosmos, universo o lo que sea, también a mi prima. Me llevó hacia ti, te conocí. Todo junto, ha sido mi segunda oportunidad para empezar de nuevo ilusiones y esperanzas, prácticamente perdidas.  
Encarna, 61 años, peluquera
El cambio que noto y que siento es espectacular, no puedo describirlo con palabras… estoy muy contenta del trabajo que hacemos y me siento profundamente agradecida.
Cristina, 32 años, responsable de oficina

Me he levantado con el cuerpo relajado y sin los habituales dolores o tensiones. Duelos elaborados… Quiero perpetuar más la sensación de bienestar. Aprehender a vivirme así. Caminar. Comer, hablar… Que No hay ausencias. Cada uno está en el lugar que le corresponde.

 
Marcela, 50 años, psicóloga

Me sentí muy bien acompañada, con un trabajo muy bien estructurado y desarrollado. Fue un taller diferente a los que estoy habituada y me sorprendió la rapidez y la profundidad con la que entré y conecté con mi inconsciente familiar. Dado que el contexto del taller era la relación de pareja, me di cuenta de como las cargas ancestrales condicionaban y distorsionaban mis vivencias actuales y actuaba bajo unos patrones que no acababa de sentir como propios.

Cesca, 49 años, terapeuta

El taller de Símbolos y Arquetipos para la Nueva Feminidad que hace Meritxell me ha abierto la puerta a Carl Gustav Jung, de como los símbolos tienen una incidencia concreta en las cosas que hago, que hacemos. Que concretamente se centre en los arquetipos de la feminidad, dibuja un panorama más complejo de lo que puede parecer a primera vista. Nada es tan sencillo. Ni tan bello, como cuando no es tan evidente lo que es adecuado o no. Es complejo, situado, contextual en cada lugar, a cada momento. Se trata de no tener claro que es lo que hay, ni saber de antemano que es lo que hace falta. La parte vivencial nos aleja de quedarnos en elucubraciones teóricas y mirarnos dentro qué tenemos, porqué y qué queremos hacer con ello. Y en otro orden de cosas, trascendiendo nuestra individualidad, qué somos como animales sociales, hacia donde vamos como Humanidad. No deja indiferente, pero sobretodo -y a lo mejor esto es lo mejor- da un aliento de esperanza.

Agnès, 45 años, antropóloga
Soy otra. He entrado de una manera, tenía la cabeza a mil, ahora es una balsa de aceite… Salgo nueva. Hay un antes y un después de esta sesión. Con cada sesión avanzo muchísimo
Mar, 32 años, asesora de té

 

“Ofrezco llegar a lo más profundo, a lo más oculto, para que pueda darse un cambio real y definitivo.”